La mayoría de las masas o protuberancias en los senos son benignas, esto significa que no son cáncer. Los tumores benignos del seno son crecimientos anormales, pero no se propagan fuera del seno y no ponen en riesgo la vida. Pero algunas protuberancias benignas en los senos pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de seno en una mujer.

 

La mayoría de estas masas son causadas por cambios fibroquísticos. Los quistes son sacos llenos de líquido. La fibrosis es la formación de tejido cicatricial. Estos cambios pueden causar inflamación y dolor de los senos. A menudo estos cambios suceden justo antes de comenzar la menstruación. Puede que se sientan protuberancias en los senos y en ocasiones presentan una secreción clara o ligeramente turbia del pezón.