Existen muchos tipos del cáncer de seno, aunque algunos de ellos ocurren en muy pocas ocasiones. Algunas veces un tumor del seno puede ser una mezcla de estos tipos o ser una combinación de los tipos in situ e invasivo.

 

Carcinoma ductal in situ (DCIS): éste es el tipo más común de cáncer no invasivo del seno. DCIS significa que el cáncer está solamente en los conductos y no se ha propagado a través de las paredes de los conductos al tejido del seno. Casi todas las mujeres que tienen cáncer en esta etapa logran una cura completa. A menudo, la mejor manera de detectar el carcinoma ductal in situ a tiempo es con un mamograma.

 

Carcinoma lobulillar in situ (LCIS): esta condición se origina en las glándulas mamarias (productoras de leche) y no atraviesa la pared de los lobulillos. Aunque no es un verdadero cáncer, el carcinoma lobulillar in situ aumenta el riesgo de que una mujer desarrolle cáncer de seno más adelante. Por este motivo, es importante que las mujeres con LCIS no dejen de someterse a sus mamogramas periódicos.

 

Carcinoma ductal invasivo (infiltrante) (IDC): este es el cáncer de seno más común. Comienza en un canal o conducto lácteo, penetra la pared del conducto e invade el tejido del seno. Desde ese lugar es posible que pueda propagarse a otras partes del cuerpo. Es responsable de aproximadamente ocho de 10 de todos los casos de cáncer invasivo del seno.

 

Carcinoma lobulillar invasivo (infiltrante) (ILC): este cáncer comienza en las glándulas mamarias o lobulillos. Puede propagarse a otras partes del cuerpo. Aproximadamente uno de cada 10 de los cánceres invasivos del seno son de este tipo.

 

Cáncer inflamatorio del seno (IBC): Este tipo de cáncer invasivo del seno no es común.  Representa aproximadamente del 1 al 3% de todos los cánceres del seno. Por lo general, no se presenta una sola protuberancia o tumor, sino que el IBC hace que la piel del seno luzca rojiza y se sienta acalorada. También causa un aspecto grueso en la piel con hoyuelos similar a la cáscara de una naranja. El seno afectado puede volverse más grande, firme, sensible, o puede presentar picazón.

 

En sus etapas iniciales, este tipo del cáncer de seno a menudo se confunde con una infección. Debido a que no hay una masa definida, es posible que no aparezca en un mamograma, lo que hace que sea aún más difícil detectarla temprano. Éste cáncer presenta usualmente una mayor probabilidad de propagación y un peor pronóstico que el cáncer ductal invasivo o lobulillar invasivo. Para más información, consulte el documento disponible en inglés sobre cáncer inflamatorio del seno (Inflammatory Breast Cancer).