• Mire sus senos cuidadosamente, buscando cambios en su forma, tamaño y apariencia.
  • Observe si ve arrugas, hoyuelos o sarpullido en la piel o el pezón. Mire si sale secreción del pezón o si nota cualquier cambio fuera de lo normal. Examine sus senos en cuatro pasos.  
  • Con los brazos sueltos a los lados de su cuerpo
  • Con las manos sobre la cabeza
  • Con las manos en las caderas, presionando firmemente para flexionar los músculos del pecho
  • En la misma posición, inclínese un poco hacia delante
autoexamenautoexamen
FUENTE: Susan G. Komen For the Cure.